¿Cómo se tramita la licencia de manejo?

Las licencias y permisos de manejo se deben tramitar en la Secretaría de Transporte y Vialidad de tu estado. Los requisitos podrán variar, pero, en general, al tramitarla por primera vez se necesitará llevar:

  • Original y copia de una identificación oficial (credencial del IFE o pasaporte)
  • Original y copia de un comprobante de domicilio (recibo del agua, luz o del predial, contrato de arrendamiento, documentos bancarios, etc.). ¡Ojo! Estos documentos no deben tener una antigüedad mayor de tres meses.
  • Pagar los derechos que van a depender de la vigencia que quieras que tenga tu licencia. Cada entidad federativa cuenta con costos diferentes, por lo que te recomendamos que te acerques a las autoridades para que conozcas el monto preciso.

Además de estos documentos, tendrás que llevar a cabo una prueba escrita sobre los reglamentos de tránsito vigentes. Ahí te podrán proporcionar una guía para la presentación de este examen. De igual manera, tendrás que pasar una prueba de la vista y una prueba práctica en la que demostrarás tu habilidad para manejar los vehículos. Las características específicas de esta prueba también pueden variar en cada entidad federativa, así que acércate a ellos si necesitas mayores informes.

En el caso de los permisos para menores de edad se requerirá, por lo general, del original y la copia de los siguientes documentos:

  • La identificación oficial del padre o tutor
  • El acta de nacimiento del menor
  • Constancia médica que acredite el buen estado físico y mental del menor
  • Constancia de haber asistido y aprobado un curso de manejo en las autoescuelas que están autorizadas por la Secretaría de Transporte y Vialidad.

En este caso el padre o tutor deberá firmar como responsable solidario del menor. Se deben también pagar los derechos de acuerdo a la vigencia del permiso.

Para ambos casos, las personas con discapacidad deberán comprobar que su vehículo cuenta con los aditamentos necesarios para conducirlo.

Recuerda que no te podrán pedir más dinero o documentos de los que están determinados oficialmente. ¡No caigas en la corrupción y realiza el trámite de manera debida! Si no estás preparado para obtener tu licencia, no pongas en riesgo tu propia vida, ni al resto de la vialidad.